La cultura digital en jóvenes de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Granma

The digital culture in young people of the Faculty of Economics and Socials of Granma's University

M.Sc. Gleivis Riverón Rodríguez

griveronr@udg.co.cu

Universidad de Granma, Cuba

Dra.C. Alisa Natividad Delgado Tornés

adelgadot@udg.co.cu

Universidad de Granma, Cuba

M.Sc. Yoennis Sánchez Martínez

ysanchezm@udg.co.cu

Universidad de Granma, Cuba

 

Resumen

El mercado de la tecnología es especialmente atractivo para los jóvenes, lo que implica cambios en sus hábitos y prácticas sociales, de ahí que el propósito de esta investigación pretende caracterizar las formas en que se manifiesta el consumo de la cultura digital en los jóvenes, estudiantes y profesores y/o investigadores, de la Facultad de Ciencias sociales y Económicas (FCES) de la Universidad de Granma (UDG).

En la presente investigación se abordan los rasgos característicos de la cultura digital siguiendo los indicadores previamente establecidos para ello. Apoyados en la metodología cualitativa se utilizaron diversos instrumentos y técnicas de recogida y procesamiento de información tales como: observación no participante, cuestionarios, grupos focales, análisis de contenido y diversas formas de triangulación. Fueron seleccionados y analizados los elementos que caracterizan las formas de consumo digital de los jóvenes de la FCES de la UDG para su estudio: tenencia de TICs, las capacidades simbólicas necesarias para operar con las TICs, apropiación de TICs y significación de las TICs. Finalmente se muestran las conclusiones y recomendaciones derivadas de la investigación, la bibliografía consultada y los anexos correspondientes.

Palabras clave: cultura digital; jóvenes; consumo digital; TICs

Abstract

The market of technology is especially attractive for young people, that implies changes in its habits and you practice social, so that the purpose of this investigation intends to characterize the forms in that the consumption of the digital culture in young people, students and professors are manifested and or investigators, of the Faculty of Social Sciences and Economics (FCES) of Granma's University (UDG).

In present it the digital culture's characteristic features following indicators previously established for it tackles investigation themselves. Backed up they utilized various instruments and techniques of picking up and information processing such in the qualitative methodology like: Nonparticipating observation, questionnaires, focal groups, analysis of contents and various forms of triangulation. The elements that characterize young people's forms of digital consumption of the FCES of the UDG for his study were selected and examined: Tenancy of ICTs, the symbolic necessary capabilities to bring about ICTs, appropriation of ICTs and significance of them with them ICTs. Finally, they show findings and recommendations derived of investigation, they looked up bibliography and the correspondent attachments.

Keywords: digital culture; young people; digital consumption; ICTs

 


1.   Introducción

Las Tecnologías de la Información y las Comunicación (TICs). están presentes formando parte de la cultura tecnológica que nos rodea y con la que debemos convivir, pues permiten desarrollar nuestros conocimientos e intercambiar criterios con otras personas sin importar la distancia geográfica. Estas han tenido disímiles impactos en todas las esferas de la sociedad, ampliando nuestras capacidades físicas, mentales y sociales, y se han constituido en elementos sustantivos inherentes al desarrollo de todas las esferas de la vida social, potenciando no solo la economía del conocimiento sino ante todo incidiendo en el desarrollo cultural.

La universidad del siglo XXI., está relacionada con la noción de sociedad del conocimiento. En su funcionamiento destacan el uso intensivo de tecnologías de la información y la comunicación en un contexto del mundo globalizado. Más aun, la columna vertebral de la nueva universidad es la organización en redes y la gestión del conocimiento. Se trata de una nueva forma de socializar el conocimiento, una innovación en la forma de producirlo, a su vez, los actores son fundamentales en el proceso de intercambio de conocimientos.

Estas transformaciones no se han dado de la misma manera en todas las universidades cubanas ni en todos los países, pues mientras que en algunos espacios geográficos las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs) constituyen parte del ambiente social y cultural de los sujetos, en otros países estas herramientas son auténticas novedades. Incluso al interior de los países existen profundas diferencias que repercuten no sólo en el tipo de profesionales que se encuentran en formación sino en el desarrollo de la cultura digital.

 Hoy en los inicios del siglo XXI la cultura digital se concibe como una forma de inversión alternativa para el desarrollo, como forma de cambio social que va mucho más allá de las formas preestablecidas ya que se masifica, se orienta hacia una integración del mundo volviéndose universal.

Las TICs y los avances en el mundo digital están dando lugar a profundas transformaciones socioculturales que inciden en las comunidades donde los jóvenes son actores sociales centrales en este proceso de cambio. La información que se produce y circula en Internet, el crecimiento sostenido del número de usuarios conectados y el modo en que todos los participantes se apropian de este universo online describen el escenario actual, e incitan al desarrollo de investigaciones desde diferentes perspectivas.

La política cubana reconoce la transversalidad de las TICs en la vida social y económica y su carácter estratégico para cualquier proyecto de desarrollo, y como resultado de la voluntad política del gobierno, se desarrollan múltiples programas encaminados a desplegar la informatización de la sociedad. Estos programas están relacionados con el proceso de utilización ordenada y masiva de las TICs no solo para satisfacer las necesidades de información y conocimiento de la sociedad, sino que constituyen una alternativa para adquirir cultura digital, lo cual es inherente a los objetivos del país, en el presente y para los próximos años.

Cuba avanza en el desarrollo de estos programas con el apoyo y compromiso directo de todos los sectores económicos y sociales.  Existe una voluntad expresa del Estado y gobierno cubano para avanzar en el desarrollo de la informatización, proceso que es transversal al desarrollo económico, político, social y cultural del país. 

En lo que se refiere a las universidades, como bien expresara José Martí “Al mundo nuevo le corresponde la Universidad nueva”. La universidad nueva y actual tiene la imprescindible misión de poner a los universitarios y universitarias cubanas “al nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”.

La universidad cubana cada día busca perfeccionar la formación de las actuales y nuevas generaciones debido, entre otras cosas, a los avances de la tecnología, las comunicaciones, la computación, Internet, la cultura de globalización de mercados, las economías globales y la gran difusión del conocimiento multidisciplinario y multiregional.

La Universidad de Granma reconoce la necesidad de adaptarse a un entorno abierto de colaboración donde la producción y la divulgación del conocimiento no resulten procesos exclusivos de las instituciones científicas tradicionales. Su participación en la sociedad en red pasa por la necesidad de forjar una identidad digital que se construya en diálogo con todos los actores y participantes en la construcción del conocimiento; defendiendo la necesidad constituirse en agente activo a favor del consumo de la cultura digital adoptando un papel proactivo para construir y promover contextos flexibles que permitan el trabajo colaborativo en la intranet y la Internet y una postura de innovación creativa en este sentido.

Visión panorámica del escenario de la Universidad de Granma en las TICs y sus aplicaciones

La UDG fue fundada, el 10 de diciembre de 1976, bajo la denominación de Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias de Bayamo (ISCAB) por medio de la Ley No. 1307 de fecha 30 de julio de 1976, al crearse la nueva red de centros de educación superior de Cuba. El 8 de agosto de 1997, por el Acuerdo No. 3186 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministro, cambia su nomenclatura por el de Universidad de Granma al ampliar la formación de profesionales no solo para las ciencias agropecuarias, sino también económicas, tecnológicas, sociales y humanísticas.

Actualmente, la UDG cuenta con una infraestructura de telecomunicaciones que soporta servicios de información digitales y prestaciones a estudiantes y profesores a través de la Intranet Universitaria y ofrece acceso a Internet para todos los estudiantes; sin embargo, persisten limitaciones para acceder a las herramientas de la Web 2.0 .que sirven de apoyo al proceso de enseñanza-aprendizaje y a la gestión del conocimiento, como blogs, wikis y las herramientas de Google; la plataforma de teleformación es utilizada de manera ineficiente pues no se explotan las actividades que propician el trabajo colaborativo y permiten generar nuevos conocimientos grupales; el uso de las redes de sociales (Facebook, fundamentalmente) no es utilizada para intercambiar información académica o científica sino para actividades lúdicas.

La FCES de la UDG tiene la responsabilidad de desarrollar los currículos de las carreras de Estudios Socioculturales; Gestión Sociocultural para el desarrollo; Derecho; Contabilidad; Economía y la Licenciatura de Educación en la especialidad de Economía.

La FCES ubicada en la ciudad de Bayamo cuenta con dos laboratorios de computación, el primero de ellos, con 17 computadoras sin conexión a Internet y con acceso a la Intranet universitaria, dedicado al pregrado y el postgrado; y el segundo, con 20 computadoras, con acceso a la Intranet universitaria y 8 de ellas con conexión a Internet, dedicado a la investigación. Ambos laboratorios brindan acceso a los servicios y recursos de la Intranet con enlaces a: Reduniv., Biblioteca Universitaria, Publicaciones, Repositorios y recursos para el aprendizaje, paseos virtuales; brinda además servicios de educación a distancia, correo electrónico, Moddle, FTP, almacenamiento Online, Web Jabber, Wikipedia, Redes, Multimedia y herramientas de acceso libre. Los horarios establecidos son de lunes a viernes de 8am a 5pm. Es importante destacar que, por la ubicación geográfica de la FCES, en estos laboratorios fluctúa el número y características de los usuarios de otras facultades y áreas de la UDG, lo cual enriquece las prácticas digitales que en ellos se desarrollan.

El área WIFI de la FCES desde su implementación ha tenido una buena aceptación por parte de sus profesores y estudiantes, fundamentalmente son los jóvenes estudiantes quienes hacen uso de este servicio, de lunes a viernes en el horario de 8am a 5pm, y destaca la forma de agrupación por sexo y por la actualidad de la tecnología que poseen, el servicio Nauta es el más utilizado para la mensajería instantánea, fotos, juegos y revisar la Wikipedia

De manera que en la presente investigación se estudian aquellas formas que marcan tendencias contradictorias, como la transformación que se produce desde el punto de vista cultural a partir de los usos y apropiaciones que hacen los jóvenes universitarios de los recursos y contenidos digitales, debido a la necesidad de crear una cultura digital en el ambiente universitario.

Como objetivo general de la investigación: Caracterizar las formas de consumo de la cultura digital en los jóvenes universitarios de la FCES a través del comportamiento de la tenencia de las TICs, las capacidades simbólicas para operar con las TICs y la significación de las TICs, con la finalidad de conocer las principales prácticas culturales de los jóvenes universitarios asociadas a las TICs.

2.   Materiales y métodos

La metodología seguida en esta investigación ha sido de tipo cualitativa.

Los métodos y las técnicas escogidas responden al estudio de la bibliografía analizada que nos permitió determinar las más apropiadas, atendiendo a la muestra definida, a los objetivos de la investigación y a la propia investigación.

La investigación empírica se realizó a partir de tres etapas:

I. Pilotaje de investigación para conocer los elementos fundamentales que distinguen las formas del consumo de la cultura digital en los jóvenes de la FCES.

II. Caracterización de las diferentes formas del consumo de la cultura digital, expresándose en: Tenencia de TICs, Capacidades simbólicas para operar con las TICs, Apropiación de las TICs y Significado de las TICs.

III. Análisis interpretativo de los datos, con el propósito de interpretar los elementos que distinguen las manifestaciones culturales que permiten describir las formas del consumo de la cultura digital en los jóvenes de la FCES.

El desarrollo de la presente investigación ha supuesto no sólo obtener resultados del estado en que se encuentran las variables propuestas – Tenencia de TICs,  Capacidades simbólicas para operar con las TICs , Apropiación de  las TICs y Significado de las TICs- que determinan los elementos culturales de las formas consumo digital en jóvenes de la FCES de la UDG, sino poder advertir y proyectar nuevos modos de interacción social que favorezcan el desarrollo de la cultura digital, y que le permita a estos jóvenes apropiarse de sus prácticas y construirse a sí mismos como ciudadanos, no sólo digitales sino de la sociedad en general.

Es justamente desde la universidad que se debe entender los profundos cambios de percepción que los jóvenes están experimentando de los espacios de socialización, el abarrotamiento incesante de información provenientes del uso de las TICs, la diversidad de prácticas culturales que estas generan; para de esta forma saber cómo enfrentar el fenómeno de los adelantos tecnológicos  y dirigir las acciones en función de obtener beneficios, optimizando el progreso del conocimiento para el bien colectivo.

3.   Resultados y discusión

Gusto, relajación, diversión y desarrollo personal, son las principales motivaciones para consumir cultura en la Red.

Respecto a los valores asociados a las TICs, los participantes en los grupos de discusión asocian la tecnología a “estar a la última”, aunque hay diversidad de opiniones: desde los que piensan que “se puede vivir sin Internet” (muy pocos), hasta los que pronostican un desastre en el caso de que “cayera la red”. No obstante, la mayoría no se imagina una realidad sin estas tecnologías y manifiestan su dependencia de algunas de ellas, especialmente del teléfono móvil.

Globalidad, acceso ilimitado y gratuito, comodidad, facilidad, rapidez e inmediatez, son las principales ventajas o valores asociados a las TICs. La mayoría de los participantes asocian las nuevas tecnologías a conceptos como comunicación, valor social, compartir, comodidad, rapidez, variedad, bajo coste. El lugar que ocupan las tecnologías en sus vidas cotidianas depende del soporte. Así, mientras Internet les da la oportunidad de acceder a casi cualquier cosa inmediatamente, el teléfono móvil les permite estar localizables las 24 horas del día y les aporta cierta seguridad en caso de que “les pase algo”. Comentan que existe una tecnología para cada necesidad y fácil de usar, “te sacan de apuros”.

La inseguridad, el uso indebido o abusivo y la dependencia, son el reverso de esta realidad. Describen de manera gráfica la otra cara de la moneda: “Internet puede poner en contacto a dos investigadores, pero también a dos personas con malas intenciones”. Igualmente, manifiestan sentir cierta inseguridad en la red respecto a facilitar datos personales. Aunque los más jóvenes no concientizan los peligros que puede entrañar la red, saben que existe la posibilidad de que se creen adicciones o se difundan mentiras o falsas identidades. Algunos apuntan efectos negativos vinculados a la dependencia de los mismos o a estar constantemente localizados: “nos creamos necesidades que pensamos que son indispensables, pero en realidad no lo son”; “como nos lo dan todo hecho, nos hacemos vagos”; “he dejado de utilizar el teléfono móvil porque no me gusta que me llamen constantemente”.

Los jóvenes profesores/investigadores exponen en sus opiniones que estimulan a los estudiantes en cada una de las asignaturas a realizar actividades en las que necesiten utilizar las herramientas tecnológicas, pero las limitaciones en la infraestructura de computación y las comunicaciones de la Facultad atentan en el uso adecuado de estas. Señalan lentitud en la descarga de los documentos, pocas computadoras con acceso a Internet, interrupciones en el fluido eléctrico, roturas y mal estado de las computadoras.

Al profundizarse acerca de las cuestiones técnicas que más los afectan en la Universidad el 96% de las respuestas señala los equipos rotos, el 78% la incomodidad de los equipos, el 65% los equipos bloqueados. Mencionan además entre otros: problemas en la conexión, mala tecnología, problemas con la climatización e insuficientes computadoras.

La falta de uso de los dispositivos según las respuestas refleja que el 100% coincide en señalar la mala conectividad, el 91% las interrupciones del servicio por diferentes causas, el 87% la lentitud en la descarga, el 83% el déficit de infraestructura complementaria, el 30.4% la falta de cobertura en algunas aulas y departamentos e inadecuación de la infraestructura eléctrica y el 22% la escasa disponibilidad de personal técnico.

Para aprovechar académicamente los recursos y contenidos digitales solicitan, en primer lugar, mejorar la velocidad disponer de conexión a la red. 

Algunas de las expresiones de los jóvenes fueron:

“Necesitamos aprender más sobre el uso de las TICs”

 “Es imprescindible que se organicen cursos sobre cómo utilizar los recursos que están en la Red”

“Sería beneficioso recibir actualización en los novedosos servicios a los que podemos acceder para buscar información”

“Nos interesa conocer sobre los peligros y riesgos de utilizar la información que se publica en Internet”

“Sería interesante desarrollar espacios para compartir experiencias y conocimientos entre los jóvenes de la FCES sobre las TICs”

Los apoyos institucionales que mencionan necesitar de la FCES para desarrollar sus habilidades en el uso de las TICs fueron:

     Aumentar la disponibilidad de computadoras en los laboratorios y departamentos.

     Mayor velocidad en el servicio de Internet, completar la conexión en los departamentos.

     Actualizar los sistemas operativos, cursos para el uso del Excel, Plataformas interactivas: MOODLE.y FTP, Access y otros sistemas y aplicaciones.

     Mejorar las características técnicas del equipamiento existente, capacitar a los técnicos de los laboratorios, aumentar el ancho de banda.

En síntesis, podemos diferenciar que las habilidades digitales son parte del capital cultural de los jóvenes universitarios. La participación de ellos en la cultura digital depende, en cierta medida, de la formación para el desarrollo de la cultura digital, de manera que se integren en su formación profesional y para continuarla por la vía de la autoformación continua.

Para los jóvenes profesores/investigadores no tener desarrolladas las habilidades digitales especializadas, es socialmente un factor de exclusión y laboralmente, representa un impedimento para desarrollar el papel de formadores en cada una de las carreras que se estudian en la FCES.

Finalmente, confirmamos la importancia del capital cultural de los jóvenes profesores/investigadores.  Aquellos que refieren haber iniciado su acercamiento al mundo digital en su propia casa, tienen un nivel de uso alto, poseen referentes conceptuales sobre el tema y han desarrollado habilidades digitales para la gestión académica de la información y para la generación de contenidos, no obstante, reconocen que aún necesitan ayuda y asesoría para desarrollar sus habilidades en el uso de las TICs.  

Los profesores/investigadores para ayudar a sus estudiantes a aprovechar los recursos y contenidos de la Red se resume en compartir experiencias y sitios; enseñar a usar programas, plataformas y a hacer búsquedas; dar asesoría; que incluyan estos temas en clase; y que se capaciten y lo compartan.

En relación con las redes sociales virtuales y las actividades académicas refieren grupos de Facebook para debatir sobre temas de interés y compartir información y libros; para compartir información académica: “publicaciones, proyectos, investigaciones, preparación de las asignaturas que imparten”; para dialogar con los compañeros de los equipos de trabajo, dentro y fuera de la FCES; para compartir puntos de vista.

Si algo ha quedado de relieve en esta investigación ha sido la extensión y el rol central que han adquirido las redes sociales, mayor en los más jóvenes y en el caso de las mujeres. Es un fenómeno del máximo interés puesto que en estos momentos es donde “están” los jóvenes y los no tan jóvenes. De nuevo, la escala que adquiere la Web social incide en conceptos como la amistad, puesto que se trata de tener cientos de amigos, donde la opinión del amigo del amigo puede influir en el estado de ánimo; y abre un interesante debate sobre la privacidad y el exhibicionismo que supone mostrar y compartir nuestras vidas mediante una colección de fotografías y comentarios de los momentos más memorables de sus vidas.

Los jóvenes consideran que la información en Internet es: interesante, amplia, vasta diversa, buena, necesaria, banal, poco confiable, “una herramienta académica”. En general asumen que para gestionar la información de Internet es necesario saber verificar sus fuentes y discernir para seleccionar. Muestran desconfianza respecto a la fiabilidad de la información en la red: intentan contrastar las informaciones que obtienen, ya que “Internet puede servir para informar, pero también para desinformar”. En este sentido, señalan el ejemplo de la Wikipedia: da la oportunidad de escribir y difundir sus textos a personas desconocidas, pero también puede ser utilizada para la divulgación de contenidos inciertos.

Significación de las TICs

Tanto los jóvenes estudiantes como los jóvenes profesores/investigadores reconocen la importancia que estos le conceden a las TICs para desarrollar con calidad el proceso de enseñanza-aprendizaje. en la universidad moderna, plantean la necesidad vital de utilizar todas las bondades que ofrecen las TICs en la formación del profesional moderno, prepararlo para asumir los retos que imponen las nuevas tecnologías y que sean capaces de utilizarlas de la mejor manera en cada uno de sus modos de actuación. Sin embargo, detectamos que al referirse al concepto de cultura digital no tienen definidos con claridad los elementos que la conforman.

Revelan en sus opiniones que Internet ofrece la posibilidad de un consumo “a la carta”, o sea, da acceso a productos culturales que no se encuentran en los canales habituales o predominantes: documentales, música, información, etc. A este hecho se añade la consideración de red como canal representativo del consumo cultural. Resaltan su función social en la medida en que permite el acceso a estos productos culturales a personas que de otro modo no podrían llegar a ellos.

Cabe señalar que, en el grupo de jóvenes de 30 a 34 años, ha quedado de manifiesto el uso de la red para difundir conocimiento sobre temas que les interesan: participan en blogs, en foros sobre economía, sobre innovación científica. Lo hacen por “orgullo y enriquecimiento personal, para generar y compartir conocimientos”.

En cuanto a la utilización de las Redes Sociales son estos jóvenes quienes han manifestado mayor prevención y distancia respecto a estas herramientas por la falta de intimidad y la sobre-exposición que suponen, aunque advierten también que hoy en día circulan datos casi de cualquier persona, basta con acceder a cualquier buscador.

Los profesores/investigadores conceden especial importancia al uso de las TICs en los procesos universitarios; sin embargo, en cuanto a la diversidad de recursos y contenidos digitales que utilizan visualizamos tanto en las observaciones realizadas, las respuestas a la encuesta aplicada y los debate del Grupo focal que aun cuando utilizan servicios, recursos y contenidos disponibles en la Intranet e Internet, existe desconocimiento y falta de habilidades para utilizar otros de mayor complejidad a los que pueden acceder: Foros de discusión, Cursos Online, Comunidades virtuales. Es esta la razón por la cual no se explotan adecuadamente las bondades que ofrecen las TICs y persiste mayoritariamente un uso pasivo hacia los servicios, recursos y contenidos digitales.

El acceso limitado a las TICs (debido a una carencia o a una pobre organización de los recursos TICs), la baja calidad y el mantenimiento inadecuado del hardware, así como un software educativo poco apropiado, son también elementos definitorios en lo que se refiere al nivel de uso de las TICs por el profesor universitario. Además, de su limitada experiencia en actividades orientadas hacia proyectos apoyadas en las TICs son aspectos decisivos en niveles determinantes del uso de las TICs por parte de los profesores.

Respecto al conocimiento sobre experiencias de la cultura digital en el país, los jóvenes profesores de la FCES reconocen los esfuerzos que realiza el país en cuanto a la informatización de la sociedad, señalan los avances del país en la digitalización de la prensa, la televisión, las artes plásticas, la salud y la música.

Para los jóvenes estudiantes las principales utilidades de la Red que mencionan son ver las fotografías sobre actividades realizadas con las amistades: “ver fotos o que los demás vean las que tú haces”; mantener el contacto con las amistades que están lejos, para “seguir lo que hacen los amigos”. Otros usos se orientan a “ligar”, porque es más fácil que decir las cosas cara a cara. Usan la red principalmente para relacionarse, divertirse e informarse, desplazando su uso para aprender y formarse.

En los debates realizados refieren que alguna vez se han conectado a la red, están de acuerdo con que Internet les permite pasar el rato y/o entretenerse, que les permite compartir fotos, videos, que les permite conocer lo que pasa a su alrededor y que en Internet siempre encuentran la información que buscan. En resumen, predomina su percepción como herramienta de ocio y entretenimiento sobre el aprendizaje o la formación.

De los datos y de las conclusiones extraídas en los grupos de discusión se desprende que lo que les ofrece la red es una forma de conexión caracterizada por la sociabilidad, el consumo y el aprendizaje.

4.   Conclusiones

1.   Los jóvenes de la FCES han ido modificando sus prácticas de comunicación, consumo cultural y relaciones sociales a través del uso de las TICs. Las modificaciones sustanciales son en la comunicación entre pares y en el consumo cultural, básicamente en términos de entretenimiento. Pero no han modificado con la misma trascendencia sus prácticas de gestión de la información ni las formas en que construyen conocimientos académicos.

2.   Los consumos culturales predominantes en la red están relacionados con el entretenimiento, ver videos, películas/series, escuchar música y para socializar; no es tanto una sustitución de unas prácticas culturales por otras nuevas, es una modificación en cuanto a la manera de realizar ese consumo cultural.

3.   La cultura digital se construye todos los días por lo que colectivamente hacemos en el ciberespacio. Es decir, cuando llevamos, compartimos e intercambiamos en ese espacio paralelo y virtual nuestras prácticas, valores, costumbres, representaciones, hábitos, maneras de ser y de estar.

4.   A pesar de tener acceso a infraestructura tecnológica y a la conectividad inalámbrica en la FCES, persisten dificultades en cuanto a la calidad y disponibilidad de tecnología para garantizar dicho acceso.

5.    Referencias bibliográficas

Amézquita, C. (2009) Panorama de la Sociedad de la Información en América Latina (2000-2007). Revista Facultad de Ciencias Económicas: Investigación y Reflexión 17(2):151-170.

Avello Martínez, R.; López Fernández, R.; Álvarez Acosta, H. (2014) La alfabetización digital: un reto para las Escuelas Cubanas de Hotelería y Turismo. 9no Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2014. V Taller Internacional “La Virtualización en la Educación Superior”. Evento de los OACE y las Escuelas Ramales

Bedoya Rodríguez, R.F. et al. (2016) Entornos digitales y políticas educativas. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación IIPE-Unesco.276 p.

Carlsson, U. (ed.) (2010) Yearbook 2010. Children and youth in the digital media culture. From a Nordichorizon. University of Gothemburg. Suecia: NORDICOM.

Colectivo de autores (2015) Juventud y consumos culturales: entre inclusión y exclusión social. Libro electrónico. Centro de Estudios para el Desarrollo Integral de la Cultura. Santiago de Cuba, Universidad de Oriente, 213p.

Hinojosa Córdova, L. (2012) Consumo y uso de las TIC’s en una comunidad universitaria mexicana. Omnia 18 (1): 9 – 24.

López García, H. (2016) Mediaciones de la apropiación de la tecnología web en la institucionalidad cultural cubana. Infraestructura, cultura institucional y uso de las tecnologías. Revista del Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”. Enero-julio.

Ortega, F. (2012) El impacto de las nuevas tecnologías digitales en la cultura comunicativa de los jóvenes universitarios. COMUNIFE 12(12):72-88.


 

 

Fecha de recepción: 25 de abril de 2019

Fecha de aceptación: 12 de junio de 2019